CÓMO SOLDAR ALUMINIO: LA GUÍA PARA PRINCIPIANTES

Incluso para los soldadores más experimentados, soldar aluminio puede presentar un desafío, y muchas veces muchas personas preguntan, ¿se puede soldar aluminio? La soldadura de aluminio requiere técnicas y procesos diferentes a los de la soldadura de acero, y es fundamental conocer estas diferencias para completar soldaduras exitosas y trabajar en una variedad de proyectos diferentes.

Si bien la soldadura de aluminio puede ser difícil, es una habilidad que se puede desarrollar con el conocimiento y la práctica adecuados. Siga leyendo para aprender todo sobre cómo soldar aluminio, desde los diferentes tipos de soldadura que puede usar hasta consejos generales para lograr el éxito.

Por qué la soldadura de aluminio es difícil

El aluminio es un tipo común de metal utilizado en la fabricación. No es corrosivo, es liviano y agradable a la vista, lo que lo convierte en la opción ideal de material para una amplia variedad de soldaduras. Sin embargo, las mismas características que hacen que el aluminio sea deseable también pueden dificultar su trabajo.

Entonces, ¿por qué el aluminio es tan difícil de soldar? Este material es suave, altamente sensible y está aislado por una capa oxidada dura. Mientras está en su estado fundido, el aluminio es susceptible a las impurezas, lo que puede conducir a soldaduras porosas y débiles.

El aluminio y sus aleaciones tienen una gran afinidad por el oxígeno. El aluminio puro se funde a 1200 °F (650 °C), y el óxido que protege el metal se funde a 3700 °F (2037 °C). Debido a que el óxido se funde a una temperatura de aproximadamente 2500 °F (1370 °C) más alta que el aluminio mismo, el óxido debe limpiarse del metal antes de que pueda comenzar la soldadura.

Dado que el aluminio tiene una conductividad térmica más alta y un punto de fusión bajo, tiene una ventana de trabajabilidad más pequeña que otros metales y puede provocar fácilmente quemaduras. Esto, sumado a que es más difícil indicar el progreso y la calidad de la soldadura, puede hacer que el aluminio sea un material difícil de trabajar.

En resumen, estos son algunos de los factores más comunes que dificultan la soldadura del aluminio:

  • Oxidación : sobre el aluminio se encuentra una capa de óxido de aluminio, que se funde a una temperatura significativamente más alta que el aluminio. Derretir esta capa requiere mucho calor, sin embargo, el soldador debe tener cuidado de no quemar agujeros en el aluminio que se encuentra debajo.

  • Porosidad : En su estado fundido, el aluminio absorbe hidrógeno más rápido cuanto más se calienta. Este hidrógeno se separa a medida que el metal vuelve a su forma sólida, lo que puede dejar burbujas en el material, lo que hace que el metal se vuelva poroso y débil.

  • Impurezas : Como el aluminio es muy sensible, hay varias formas en que puede contaminarse con suciedad, aire y agua durante el proceso de soldadura. El aluminio puede contaminarse con el aire que llega a la soldadura debido a un blindaje deficiente o arcos excesivamente largos. El oxígeno puede reducir la resistencia y la ductilidad del aluminio y provocar la formación de óxido en las soldaduras de aluminio, lo que afecta su apariencia y complica la soldadura de varias pasadas. El hidrógeno puede provenir de muchas fuentes, como la humedad en los fundentes de los electrodos, el aire húmedo, las juntas de soldadura húmedas y más. Por todas estas razones, es importante limpiar a fondo el aluminio y almacenarlo correctamente antes de soldarlo.

  • Espesor : La soldadura de aluminio implica trabajar con diferentes espesores de material. Los soldadores deben saber cómo evitar quemar el material más delgado y, al mismo tiempo, penetrar el material lo suficientemente grueso como para crear una soldadura fuerte.

Si bien hay desafíos que vienen con la soldadura de aluminio, no es imposible aprender. Afortunadamente, existen herramientas y técnicas diseñadas para ayudar cuando se trabaja con las propiedades únicas del aluminio.

Al tener conocimiento de la forma en que reacciona el aluminio y cómo usar estas herramientas y técnicas de manera efectiva, estará bien encaminado para dominar el arte de la soldadura de aluminio.

La mejor forma de soldar aluminio

La soldadura de aluminio se reduce a elegir el proceso de soldadura adecuado. Muchas herramientas y métodos están diseñados para soldar acero, pero el aluminio requiere su propia técnica y equipo.

Incluso antes de comenzar el proceso de soldadura, el soldador debe limpiar el aluminio a fondo. Como se mencionó anteriormente, uno de los desafíos del aluminio es que es más propenso a las impurezas. Por lo tanto, preparar el material correctamente es clave. Aquí hay algunos pasos a seguir:

  1. Use un solvente como acetona o una solución alcalina suave como un jabón fuerte para eliminar el aceite, la grasa y el vapor de agua de la superficie del aluminio.

  2. Use un cepillo de alambre de acero inoxidable (usado exclusivamente para aluminio) para eliminar los óxidos de la superficie. Esto también se puede hacer con un alcalino o ácido fuerte. Siempre asegúrese de enjuagar y secar completamente la pieza antes de soldar.

  3. Ensamble la junta y cúbrala si no la va a soldar inmediatamente. Esto evitará que la suciedad o la arena contaminen la junta.

  4. Mantenga siempre su aluminio seco y almacenado a temperatura ambiente. Debe soldarse a los pocos días, y si no es así, volver a limpiar la junta.

La seguridad es otro componente crítico para soldar aluminio o cualquier material. Siempre asegúrese de usar el equipo de protección adecuado, como gafas protectoras, anteojos de seguridad, un casco de soldadura con el número de sombra de lente adecuado para proteger sus ojos, guantes y ropa de cuero para protegerse de chispas y salpicaduras de metal, zapatos adecuados para proteger sus pies y Ventilación de humos para mantener los humos de soldadura lejos de su zona de respiración.

¿Se puede pegar aluminio soldado?

Es posible soldar aluminio con métodos de soldadura con barra, pero puede ser complicado. Algunos de los mejores métodos para usar durante el proceso incluyen soldadura TIG de corriente alterna o continua o soldadura MIG.

Si bien la soldadura con electrodos no suele ser la primera opción cuando se trata de soldar aluminio, existen algunas ventajas al usar este proceso, incluida la flexibilidad de trabajar sin gas de protección y el hecho de que el proceso funciona bien en piezas de trabajo de metal oxidadas o pintadas.

Tipos de soldadura de aluminio

Si te preguntas cómo soldar aluminio, es importante que sepas que existen varios procesos de soldadura que se pueden utilizar:

  • Soldadura GTAW/TIG

  • Soldadura GMAW/MIG

GTAW/TIG

La soldadura por arco de tungsteno con gas (GTAW), también conocida como soldadura con gas inerte de tungsteno (TIG), es uno de los procesos de soldadura más populares elegidos para el aluminio. Esta técnica de soldadura es utilizada a menudo por entusiastas de la automoción y soldadores para equipos de carreras profesionales.

GTAW requiere un equipo de corriente constante con capacidad de CA (corriente alterna) que use 100 por ciento de argón como gas de protección. No requiere alimentación mecánica de alambre, que tiene el potencial de crear problemas de alimentación.

Más bien, el soldador introducirá el material de relleno en un charco. Este proceso también es muy limpio, ya que la corriente alterna limpia la capa oxidada del aluminio a medida que se suelda. También evita que el aluminio se contamine durante todo el proceso.

Consejos para la soldadura TIG:

  • Elija el electrodo o varilla de tungsteno adecuado: la mejor opción para el aluminio suele ser una varilla de tungsteno puro

  • Tómese el tiempo para preparar su aluminio limpiándolo y precalentándolo.

  • Asegúrese de que no haya demasiado flujo de argón en la antorcha, lo que puede causar un arco irregular

  • Para evitar deformaciones, utilice un disipador de calor

  • Al soldar, mantenga el electrodo de relleno de aluminio o la varilla adecuados libres de contaminantes y derrítalo con el material base para crear un charco de soldadura constante.

GMAW/MIG

La soldadura por arco metálico con gas (GMAW), comúnmente conocida como soldadura con gas inerte metálico (MIG), es otro método común utilizado para la soldadura de aluminio.

Este tipo de soldadura generalmente tiene velocidades de desplazamiento más rápidas y tasas de deposición más altas que la soldadura TIG, lo que afecta la calidad de la soldadura. Sin embargo, utiliza un sistema de alimentación de alambre mecánico, lo que significa que el soldador puede tener que usar una pistola de carrete o una pistola de empujar y tirar para hacer posible la alimentación de alambre.

Además, para combatir el riesgo de que el aluminio se vuelva poroso, el material base y la varilla de aporte deben estar limpios, libres de humedad y tener una excelente cobertura de gas de protección, típicamente contenido de argón puro. Consulte la guía de soldadura GMAW de aluminio de Lincoln Electric para obtener más información sobre este método.

Consejos para la soldadura MIG:

  • Prepare su alimentación de alambre push-pull

  • Limpia tu aluminio, elimina cualquier óxido y lima los bordes que se unirán

  • Evite tirar mientras suelda; en su lugar, empuje en un ángulo de 10 a 15 grados.

  • Use cordones rectos de varias pasadas para mejorar la apariencia general de la soldadura y ayudar a evitar defectos

  • Use un disipador de calor, que absorberá el calor adicional y le permitirá soldar más lentamente

Otras formas de soldar aluminio

Si bien MIG y TIG son métodos comúnmente utilizados para soldar aluminio, existen otros tipos de soldadura que se pueden utilizar:

  • Soldadura por rayo láser y haz de electrones : Las técnicas de soldadura por rayo se utilizan comúnmente para el aluminio. La soldadura por haz de electrones tiene una zona afectada por el calor muy precisa que se puede controlar fácilmente, lo que la hace ideal para el aluminio. La soldadura por rayo láser es ideal para soldaduras rápidas y limpias y es ideal para materiales sensibles al agrietamiento, como el aluminio.

  • Soldadura por resistencia : este tipo de soldadura une metales aplicando presión y pasando corriente a través de las áreas metálicas que se unen. Puede usarse para aluminio, sin embargo el soldador debe ser consciente de la alta conductividad térmica y eléctrica de este metal.

  • Soldadura por arco de metal blindado (SMAW) : este tipo de soldadura podría usarse para soldar aluminio, pero no se recomienda. En algunos casos, se utiliza para reparar fundición de aluminio mediante un equipo de corriente constante con electrodo de aluminio con electrodo de polaridad positiva.

Entonces, ¿qué tipos de soldadura se deben evitar con el aluminio? En general, cualquier tipo de soldadura que use un fundente no es ideal para el aluminio, ya que puede provocar porosidad. Estos incluyen la soldadura por arco con núcleo fundente (FCAW), la soldadura por arco sumergido y la soldadura por electrodo revestido.

Cosas a evitar al soldar aluminio

Ahora que hemos cubierto diferentes métodos que se pueden usar para soldar aluminio, hablemos de algunos errores comunes que se deben evitar.


  1. Adoptar un enfoque de "talla única" : cuando se trata de soldar aluminio, el soldador debe adoptar un enfoque completamente diferente al que tomaría con un material como el acero. Es fundamental que el soldador no base su técnica en la experiencia que tenga con otros metales o materiales, ya que el aluminio es muy singular y puede presentar peligros si no se maneja correctamente.

  2. No usar el EPP adecuado : Hablando de peligros, soldar aluminio o cualquier tipo de material es inherentemente peligroso. Es importante que los soldadores usen siempre el equipo de protección personal (EPP) correcto y se eduquen sobre los procedimientos de seguridad y las mejores prácticas. Esta es la clave para una carrera larga y exitosa en la industria.

  3. No prepararse : la preparación es clave, tanto para el soldador como para el material que se está soldando. Siempre asegúrese de limpiar adecuadamente su aluminio y almacenarlo correctamente antes de comenzar a soldar. Además, asegúrese de prepararse estudiando el arte de la soldadura de aluminio y educándose en el oficio. Nunca saltes a nada hasta que estés adecuadamente preparado.

  4. Ignorar detalles menores : los soldadores más exitosos le dirán que el detalle lo es todo. En esta industria, el paso en falso más pequeño puede conducir a un error complicado, especialmente con la soldadura de aluminio. Siempre preste atención a cada detalle y verifique dos veces su trabajo, ya que esto beneficiará a sus clientes y su carrera a largo plazo.

  5. No tener paciencia : aprender a soldar aluminio lleva tiempo. Siga practicando y manténgase firme: ¡su arduo trabajo y persistencia darán sus frutos al final!


Beneficios de usar aluminio

Como la soldadura de aluminio presenta desafíos, es posible que se pregunte: "¿Por qué usar aluminio en primer lugar?"

El uso del aluminio como material estructural es bastante reciente. De hecho, el Monumento a Washington, que se completó en 1884, estaba rematado con una pirámide de 100 onzas de aluminio puro porque se consideraba un metal precioso. En este momento, el aluminio no se usaba mucho.

No fue hasta 1886 que el aluminio estuvo disponible en cantidades comerciales debido al descubrimiento del proceso electrolítico para obtener aluminio puro a partir de óxido de aluminio. Desde entonces, los soldadores de todo el mundo han reconocido sus cualidades únicas y lo han utilizado en muchas aplicaciones, como automóviles de pasajeros, camiones, remolques de carretera, vagones de ferrocarril, aeronaves, utensilios de cocina e incluso equipos marinos.

Si bien puede ser difícil trabajar con aluminio, este material ofrece varios beneficios clave:

  • Ligero : en comparación con el acero, el aluminio tiene una mejor relación resistencia-peso y se vuelve más fuerte en lugar de quebradizo con la disminución de la temperatura. Esto lo convierte en una excelente opción para proyectos que requieren fuerza, pero deben seguir siendo livianos.

  • Electricidad y calor : el aluminio conduce la electricidad y el calor casi tan bien como el cobre.

  • No corrosivo : si bien la oxidación crea desafíos durante el proceso de soldadura, esta cualidad también es un beneficio al usar aluminio, ya que no es corrosivo.

  • Reciclable : el aluminio es rentable y reciclable, lo cual es una de las razones por las que se ha vuelto cada vez más popular.

  • Apariencia : el aluminio absorbe eficazmente la pintura y el sellador, por lo que a menudo se elige por sus cualidades cosméticas.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo