CORREA DE TIEMPO DEL VEHICULO ¿CUANDO CAMBIARLA?

Conocer la función de la correa de tiempo de tu vehículo es verdaderamente algo que debes considerar como relevante.

Ella se encarga de regular el tiempo de apertura de las válvulas con respecto al cigüeñal logrando que los ciclos de apertura, compresión, explosión y liberación ocurran en el momento adecuado. Es importante que la correa sea original de acuerdo a las especificadas para el tipo de vehículo, aunque sea costoso, lo importante aquí radica en el buen funcionamiento del motor. Es recomendable, cambiarla de inmediato cuando se compra un carro usado, porque no tienes la certeza de que se haya cambiado y en muchas ocasiones el vendedor omite esa información, solo le interesa vender. Se le ha dado el nombre de correa de tiempo, cadena de tiempo, correa dentada o de distribución, el caso es que, de romperse, el daño es irreversible, simplemente el vehículo no funciona más. De ocurrir esta catástrofe repararlo sí que sería muy costoso.


¿Cuándo Cambiar la Correa de tiempo?


Los fabricantes de automóviles establecen unos intervalos de tiempo sugeridos para realizar el cambio de la correa de tiempo. Generalmente, encuentras la información en el manual del usuario que te entregan cuando compras un vehículo. Este intervalo puede oscilar entre los 65.000 km y los 130.000 km. Considerando lo anteriormente descrito, el paso del tiempo es un factor determinante a la hora de sustituir una correa de distribución. Lo más recomendable es que realices un mantenimiento de la misma y la revises con regularidad. Lógicamente, si sufre alguna avería, aunque sea costoso y sufra daños graves el motor, hay que sustituirla. Por eso, es imperante evitar que esto ocurra, es conveniente realizar un mantenimiento adecuado de la pieza y fijarse en las señales que manda el propio vehículo para saber cuándo es el momento de remplazarla.


Algunas señales que te indican cuando cambiar la correa de tiempo.


✔ El automóvil le cuesta arrancar: Si tu vehículo tarda en arrancar más de lo normal o al hacerlo escuchas un sonido raro, deberás plantearte la opción de que tu correa de distribución está dañada. Este signo se hace más evidente cuando la correa ya ha sido cambiada hace varios años.


✔ Grietas: se puede apreciar a simple vista en la superficie de la correa, son como fisuras, aunque puedan parecer pequeñas, no se debe esperar ya que puede producirse una rotura. Estas grietas se producen por una alineación inadecuada o una tensión muy alta de la correa.


✔ Vibraciones: si estando el vehículo detenido, pero con el motor en marcha, siente que vibra de forma inusual es posible que la correa se encuentre en mal estado.


✔ Ruido en la transmisión: un ruido diferente y extraño en la transmisión de tu vehículo puede tratarse de una correa de distribución en mal estado. En estos casos, puede ser varios indicadores como por ejemplo una tensión inadecuada que se solventaría ajustando la correa, pero si el ruido continua y se acentúa, inevitablemente será un signo de cambio de esta.


✔ Brillo en la correa: si la correa se encuentra muy brillante en algunas zonas y mate en otras puede ser un indicador que existe una tensión incorrecta o una mala alineación. Si las zonas más desgastadas aparecen en los dientes, es conveniente revisar la tensión, mientras que, si es en los bordes es muy probable que se trate de un problema de alineación.


En definitiva, si no sabes el estado de la correa de tiempo en tu vehículo, entonces encuentra el personal idóneo y expertos que podrán hacer un diagnóstico completo de tu auto y en caso de que sea necesario realizar el remplazo de la cadena de distribución con componentes originales y certificados.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo