GLP o GNC Diferencias y ventajas de cada combustible

Hasta hace algunos años, la gran pregunta que se hacía todo comprador de coches era si debía apostar por un vehículo diésel o gasolina. Afortunadamente, la oferta hoy es mucho más amplia y a los combustibles tradicionales se han unido los motores eléctricos, los híbridos y los de gas. Incluso dentro de estos últimos hay distintas opciones, ya que algunos coches usan GLP y otros, GNC. Pero, ¿conoces ambos combustibles? Aquí te vamos a contar las diferencias y ventajas del GLP y del GNC.


El GLP o Gas Licuado del Petróleo es un combustible que está compuesto por una mezcla de gas butano y gas propano. Es el mayoritario en nuestro país, por lo que los vehículos que llevan esta forma de alimentación tienen más facilidad para encontrar gasolineras donde poder repostar y llenar el depósito de combustible.


Por otro lado, el GNC o Gas Natural Comprimido es un gas similar al que utilizamos para calentar los hogares y cuya composición es casi en su totalidad de gas metano (90 por ciento). Su uso no está tan extendido como el GLP, por lo que es más complicado encontrar puntos de abastecimiento en las carreteras españolas y es necesario ser previsor en los viajes para no quedarse tirados.


De hecho, la práctica totalidad de los coches que funcionan con GLP o GNC son híbridos, precisamente para que esa escasez de servicios de repostaje pueda pasar factura a la hora de programar un viaje.


Diferencias entre GLP y GNC

Aunque estamos ante dos combustibles a base de gas, lo cierto es que hay muchas diferencias entre el GLP y el GNC:


La mayor diferencia radica en el estado de cada combustible: mientras el GLP es un gas en estado líquido, el GNC está en estado gaseoso.

El GLP tiene un poder calorífico superior al GNC.

La presión de almacenamiento es una de las grandes diferencias entre ambos:

El tanque de GNC necesita comprimir el gas a una gran presión (sobre 200 bar-2.900 psi).

El GLP se almacena a presiones más bajas, por lo que los tanques son más ligeros y, por tanto, más baratos.

De la misma manera que sucede con los coches eléctricos, en un futuro cercano sería sencillo que los hogares que usan gas natural pudieran tener un terminal para poder recargar su coche de GNC, mientras que los que usan GLP tendrán que seguir pasando por una gasolinera tradicional.


Ventajas de un coche GLP o GNC


Cuando una persona decide adquirir un coche tiene que tener claro para qué lo necesita. No necesitará el mismo vehículo quien rodará siempre por carretera a quién le dará un uso más urbano. Y eso se traduce, fundamentalmente, en los costes derivados de ese uso, tanto en el combustible elegido como en el mantenimiento necesario. Y ahí aparecen las grandes ventajas de los coches de gas.


La primera, el precio del combustible, ya que el coste del GNC o del GLP es, prácticamente, la mitad que la gasolina. No solo eso, también tienen más autonomía y no es extraño encontrar automóviles propulsados por gas que superan fácilmente los 1000 kilómetros con un solo depósito.


Otra de las ventajas del GLP o GNC es el mantenimiento. Los coches de gas, aunque son híbridos en su inmensa mayoría, necesitan un menor mantenimiento que los coches diésel o gasolina, lo que se traduce en un ahorro importante a largo plazo.


Y, por supuesto, son muchas las personas que se decantan por uno de estos vehículos por su menor contaminación. Los coches que usan GLP o GNC llevan la etiqueta ECO que la Dirección General de Tráfico reserva para aquellos vehículos menos contaminantes. Sin embargo, este apartado tiene truco. Aunque, efectivamente, los coches de gas lanzan menos emisiones contaminantes a la atmósfera, lo cierto es que, para fabricar combustibles como el GNC, con un 90% de metano, sí se utiliza una gran cantidad de energía. Eso está llevando a que varias marcas den el paso de construir sus propias plantas para fabricar metano de la manera más limpia posible.


Por el contrario, el precio del coche de gas es un poco más alto si se compara con la misma versión en gasolina o diésel. Sin embargo, el ahorro a largo plazo que se puede conseguir con los coches GLP o GNC hace que sean muchas las personas que se están decantando por este tipo de vehículos en los últimos años, sobre todo, gracias a la apuesta de muchas marcas que han decidido sacar modelos al mercado con este tipo de combustible.


Las ventajas del GNC y del GLP están claras y cada vez son más los conductores que eligen coches de gas para sus desplazamientos. Analiza tus necesidades y haz cuentas para ver si el coste de estos coches, a largo plazo, es más rentable para ti


2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo