MANTENIMIENTO A TIEMPO EVITA SUFRIMIENTO

En el campo del mantenimiento mecánico de tu vehículo debes considerar varios aspectos importantes que hacen que este no sufra consecuencias que lamentar por no resolver a tiempo la situación Acá se le explica con lujo de detalles porque hacerlo y cuando hacerlos, pero también es importante que todo conductor esté atento a esas señales preventivas que indica el tablero de tu vehículo. El cuidado rutinario de tu vehículo exige:

  • Cambio de filtros y de aceite. ...

  • Revisión de frenos. ...

  • Neumáticos. ...

  • Amortiguadores. ...

  • Revisión de las luces. ...

  • Correa del motor. ...

  • Líquido de transmisión automática. ...

  • La batería y los cables.

Es muy cierto que cuando corresponde llevar el auto al taller para una revisión nunca encuentra el momento oportuno. Pero también, es verdad que de no hacerlo puede dar lugar consecuencias que lamentar y una factura que alcanzara gastos superiores a los esperados.

Para hacer mantenimiento preventivo de tu vehículo, considera revisar oportunamente lo siguiente:

Batería: La batería es la fuente de energía del vehículo, un elemento indispensable encargada de que el motor y los sistemas eléctricos funcionen. Si su estado no es el más conveniente, podría comprometer nuestra seguridad.

Luces: Los faros permiten ver y ser vistos, por tanto es obligatorio mantener el sistema de iluminación y señalización en condiciones óptimas. Para ello, es conveniente comprobar mensualmente el buen funcionamiento de todas las luces (posición, cruce, carretera, freno, marcha atrás, intermitentes y antinieblas) y mantener su superficie exterior libre de barro y suciedad.

Filtros Los filtros son otro aspecto esencial de revisar regularmente. Es importante que cada uno de ellos esté libre de suciedad y partículas para que el vehículo no sufra desgastes prematuros. Los filtros son los encargados de evitar que lleguen todo tipo de impurezas al motor por tanto, su buen estado es importantísimo para que cada uno de ellos realice su función como es debido. Los filtros en mal estado pueden provocar desde averías en el motor hasta desagradables incomodidades en el interior del vehículo.

Frenos El sistema de frenos es uno de los principales elementos de seguridad activa del vehículo. Junto a los neumáticos y los amortiguadores, los frenos completan el “Triángulo de seguridad”.

Para que el sistema de frenos funcione siempre de forma apropiada, es necesario mantener los discos y las pastillas en perfectas condiciones, recuerde que son materiales de fricción que se van desgastando con el uso y por ello requieren un mantenimiento y sustitución periódica. Si al conducir se observa síntomas como ruidos o vibraciones al frenar, que el pedal de freno se hunde, está muy duro o pierde capacidad de frenado recorriendo más distancia de lo normal entonces, es tiempo de someter el vehículo a una revisión inmediata.

Neumáticos El estado de los neumáticos representa unos de los elementos claves porque se está hablando de la conducción del automóvil. Son los únicos elementos del vehículo que hacen contacto con el asfalto. Reflexione, si los neumáticos no tienen el aire suficiente o la goma está desgastado, nuestra unión a la carretera es frágil. Por tanto, se recomienda tener en cuenta la presión recomendada por el fabricante y ser inflados por lo menos una vez al mes, y siempre antes de un viaje largo. Circular con la presión adecuada reduce el riesgo de dañarlos, aumenta su vida útil, y ahorra combustible.

Amortiguadores Los amortiguadores proporcionan confort en la conducción y representan una garantía de seguridad ya que ayudan a controlar la estabilidad del vehículo a altas velocidades y en situaciones de riesgo. De ellos depende la suspensión, encargada de absorber las irregularidades del suelo y de asegurar que los neumáticos estén siempre en contacto firme.

Correa de distribución La correa de distribución es el elemento encargado de la sincronización de los 4 tiempos del motor (admisión, compresión, expansión y escape), la apertura y el cierre de las válvulas, así como con el encendido de las bujías en los motores de gasolina o la inyección en los motores diésel. De allí la atención que merece esta pieza puesto que está directamente relacionada con el engranaje interno del motor, su mal funcionamiento puede generar un efecto dominó y afectar a otras partes del mismo. Además su rotura puede ocasionar una grave y costosa avería al motor.

Sistema de escape y catalizadores El sistema de escape tiene una doble misión en el cuidado del medio ambiente: reducir las emisiones contaminantes y el ruido de los gases al salir del motor. Los elementos del sistema de escape son piezas que hay que cambiar periódicamente, una vez que presentan fatiga o deterioro en su funcionamiento. Si no se hace a tiempo, el vehículo además de no funcionar correctamente, consumirá más carburante y aumentará las emisiones de CO2. Es importante realizar una revisión regular de todos los componentes del sistema de escape del vehículo, ya que su buen funcionamiento repercutirá directamente en nuestra seguridad, en nuestro bolsillo y en el medio ambiente.


Cabe destacar que esto son solo algunos de los aspectos a revisar con regularidad, y que requieren de ese mantenimiento preventivo, sin embargo hay muchos más que se estarán abordando en una nueva oportunidad.


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo