¿QUÉ ES EL LÍQUIDO DE TRANSMISIÓN Y QUÉ HACE?

Hay muchos fluidos diferentes que circulan por un automóvil. Desde el aceite de motor hasta el líquido del radiador y el refrigerante del aire acondicionado, es importante controlar cada uno de estos líquidos para mantener su automóvil en óptimas condiciones.

Entre estos fluidos esenciales se encuentra el fluido de transmisión. Si bien la mayoría de las personas conocen la importancia de cambiar el aceite de su motor, muchos no entienden completamente qué es el líquido de transmisión. el papel que juega el fluido de transmisión y cuándo cambiarlo. Sin embargo, ¡es igual de importante!

Siga leyendo para aprender todo sobre el líquido de transmisión, incluido lo que hace, los diferentes tipos, cuándo cambiarlo y más.

¿Qué hace el fluido de transmisión?

En una transmisión automática, no solo lubrica las partes móviles, sino que también proporciona presión hidráulica y fricción para que las partes internas funcionen. El líquido de transmisión en transmisiones manuales y automáticas también ayuda a mantener la transmisión fresca.

Cambiar de marcha es una tarea extenuante para un automóvil, y el líquido de transmisión es lo que permite que un vehículo cambie con facilidad sin desgastar sus piezas. Si bien el aceite o fluido de transmisión manual ha existido de alguna forma desde el comienzo de los automóviles, el fluido de transmisión automática se creó en la década de 1940 y ha desempeñado un papel importante en los automóviles desde entonces.

El líquido de transmisión automática no es lo mismo que el líquido de transmisión manual. El fluido de transmisión automática es un aceite de transmisión que se usa solo en vehículos automáticos, pero en el caso de una transmisión manual donde el embrague y la palanca de cambios se usan durante los cambios de marcha, se usa aceite de transmisión manual.

Hay varios tipos y calidades diferentes de fluidos de transmisión, y es mejor consultar el manual del propietario o un técnico automotriz de confianza cuando se trata de elegir los fluidos correctos para su vehículo.

¿Qué tipo de fluido de transmisión necesito?

En general, hay dos tipos principales de fluidos de transmisión: fluido de transmisión automática y fluido de transmisión manual. También hay fluidos de transmisión sintéticos y fluidos especiales que se utilizan y especifican en varios tipos de transmisiones, incluidos los modelos CVT y de doble embrague. Para que su automóvil funcione correctamente, es importante saber qué tipo de transmisión tiene y qué líquido específico requiere.

Fluido de transmisión automática

Este tipo de fluido de transmisión está diseñado para automóviles que tienen transmisiones automáticas. También se usa en algunos autos de transmisión manual más modernos. El fluido de transmisión automática cumple con los requisitos de las transmisiones automáticas y ayuda con varias funciones, que incluyen:

  • Lubricación de engranajes

  • Funcionamiento del convertidor de par

  • Funcionamiento del cuerpo de válvulas

  • Operación de fricción del embrague

  • Fricción de la banda de freno

  • Refrigeración de la transmisión

Líquido de transmisión manual

El fluido de transmisión manual en vehículos más antiguos, que a veces se denomina aceite o lubricante de transmisión manual, es común para algunos autos de transmisión manual más antiguos.

Este fluido más pesado de 75W a 140W nunca se usa en autos con transmisión automática, e incluso si su auto es de transmisión manual, no significa que usará este tipo de fluido de transmisión manual. La mayoría de los vehículos de modelos posteriores con transmisiones manuales utilizan un fluido automático en sus transmisiones manuales.

Fluido de transmisión sintético vs. tradicional

Mientras que el fluido de transmisión tradicional está hecho de petróleo crudo y la remodelación de hidrocarburos para las especificaciones de diferentes vehículos, el fluido de transmisión sintético se crea a través de diferentes reacciones químicas. Este tipo de aceite de transmisión tiene menos probabilidades de descomponerse, oxidarse o diluirse a altas temperaturas.

Entonces, ¿cómo elegir entre fluido de transmisión tradicional y sintético? Desafortunadamente, esta respuesta no siempre es en blanco y negro. Asegúrese de verificar las especificaciones proporcionadas por el fabricante de su vehículo y, en caso de duda, consulte a un especialista en transmisión.

¿Cómo se ve el líquido de transmisión?

Por lo general, el fluido de transmisión automática tiene una consistencia más delgada y es transparente con un tono rojo, aunque algunos fluidos de transmisión automática ahora son de color azul/verde, púrpura o incluso ámbar, según el fabricante. Esto hace que sea fácil diferenciarlo del aceite de motor y de los demás fluidos que circulan por su automóvil. Esto también facilita la detección de una fuga.

Por otro lado, el líquido de transmisión manual suele ser de un color más oscuro y tiene una consistencia más espesa. También tendrá un olor más fuerte.

¿Con qué frecuencia se debe cambiar el líquido de la transmisión?

Como se mencionó anteriormente, muchas personas son conscientes de la importancia de cambiar el aceite del motor, pero desconocen lo que se refiere al líquido de la transmisión.

Con el tiempo, tanto el fluido de la transmisión automática como el manual se descompondrá y se contaminarán con partículas y desechos. Si bien el líquido de transmisión no necesita cambiarse con tanta frecuencia como el aceite de motor, por ejemplo, es importante vigilarlo de cerca y revisarlo regularmente.

Si el nivel de líquido de la transmisión es bajo o si el líquido ha comenzado a descomponerse, notará una disminución en el rendimiento al cambiar o engranar una marcha. Esto también puede aumentar el riesgo de dañar los engranajes internos y las piezas a medida que comienzan a molerse debido a la falta de lubricante.

Algunos fabricantes, según su estilo de conducción y el tipo de transmisión que tenga su automóvil, recomiendan cambiar el líquido de la transmisión cada 30 000 a 60 000 millas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esto puede variar según la marca y el modelo de su automóvil. Siga siempre las recomendaciones del fabricante para su vehículo específico.

Remolcar cargas pesadas, conducir con paradas y arranques en la ciudad y las condiciones climáticas adversas pueden causar más tensión en la transmisión y el fluido de la transmisión. Si suele conducir en estas condiciones, querrá revisar los niveles y el estado del fluido de la transmisión con frecuencia para evitar cualquier problema.

¿Cómo puedo saber si el líquido de mi transmisión está bajo?

El sobrecalentamiento de la transmisión es la causa principal de fallas en la transmisión. El sobrecalentamiento de la transmisión suele ser el resultado de un nivel bajo de líquido o líquido agotado debido a la falta de mantenimiento regular del líquido.

Si se forma una fuga en su sistema de transmisión, perderá líquido de transmisión y, finalmente, conducirá con niveles bajos de líquido. La transmisión comenzará a sobrecalentarse y patinar, y aunque normalmente no hará que el vehículo se detenga, hará que el motor acelere más de lo normal o se sienta como si no tuviera potencia.

Cuando los niveles de líquido son bajos, esto puede provocar daños permanentes en la transmisión de su automóvil y provocar costosas reparaciones, reconstrucciones o incluso reemplazos.

Busque signos de fugas en el suelo donde estaciona y si su vehículo tiene una varilla medidora, verifique los niveles de líquido de la transmisión cada vez que cambie el aceite. Si muestra incluso un poco bajo, probablemente tenga una pequeña fuga que se convertirá en una fuga más grande y causará reparaciones costosas en el futuro si no soluciona el problema a tiempo.

Síntomas de fluido de transmisión de vehículo bajo

Entonces, ¿cómo puede saber si el nivel de líquido de su transmisión es bajo? Aquí hay algunos signos clave a tener en cuenta.

  • Charcos : si alguna vez nota la formación de charcos debajo de su automóvil, es probable que tenga una fuga de líquido de transmisión.

  • Color : el cambio del fluido de la transmisión de un fluido de color claro y claro (generalmente rojo, pero en algunos vehículos será de otro color) a un color marrón más oscuro o verde fangoso puede ser un indicador clave de que es hora de cambiar el fluido.

  • Rugidos : si escucha un rugido al acelerar o girar en las esquinas, puede haber un problema con su transmisión. Además, una transmisión que tiene poco líquido puede emitir un zumbido o un silbido.

  • Traqueteo : Otro signo común de nivel bajo de líquido de transmisión es cuando un vehículo traquetea al despegar. Esto puede sentirse como si estuviera conduciendo sobre una banda sonora.

  • Luz de advertencia : muchos autos modernos están equipados con tecnología para avisarle si hay un problema con su transmisión. Si alguna vez se observa una luz en el tablero que indica una temperatura alta de la transmisión, esto significa que el líquido de la transmisión está más caliente de lo que debería. Tenga en cuenta que la luz de verificación del motor no siempre se trata solo de su motor, también puede iluminarse si hay un problema de transmisión.

  • Dificultades al cambiar de marcha: los retrasos al cambiar de marcha o los problemas al cambiar de marcha, como resbalones, deslizamientos, golpes y ruidos, pueden ser indicadores clave de que hay un problema con el líquido de la transmisión.

  • La transmisión se desliza o el motor acelera al girar en las esquinas: este es un indicador de que tiene poco líquido y no hay suficiente para mantener sumergido el colector de líquido en la bandeja.

  • Olor: un ligero olor a quemado, especialmente si tiene un olor agrio inusual, puede ser otra señal de que hay un problema con el líquido de la transmisión.

Si tiene alguna inquietud con el líquido de la transmisión, puede verificar fácilmente sus niveles tirando de la varilla medidora de la transmisión en la mayoría de los vehículos. Consulte el manual del propietario para saber dónde ubicar la varilla medidora y los niveles en los que debe estar el líquido.

En algunos vehículos de modelos posteriores, sin embargo, no hay varilla medidora, por lo que es mejor buscar un técnico profesional que pueda poner el vehículo en un elevador para revisar el líquido.


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo