QUÉ ES EL CIGÜEÑAL Y PARA QUÉ SIRVE

A la hora de llevar a cabo la revisión o la reparación de un motor, el cigüeñal es una de las partes principales en las que debes fijarte. ¿Aún no conoces qué es esta pieza y cuál es su función dentro de un vehículo? Sigue leyendo porque en este post te contaremos todo lo que necesitas saber. ¡Empezamos!


Una de las partes más grandes de una unidad de potencia

Una unidad de potencia se compone de partes fijas y otras que son móviles. Pese a que lleva casi dos siglos en funcionamiento, el cigüeñal sigue siendo una de las bases principales de las que se compone un motor de combustión. Su relevancia es total, ya que ninguna de las partes del ciclo puede llevarse a cabo sin que esta pieza entre en acción.


Su nombre se remonta a principios del siglo XX cuando, en los primeros motores, era necesario girar una manivela para poder arrancarlos. Con los últimos avances tecnológicos, todo este proceso se lleva a cabo de forma automática cuando encendemos nuestro coche.


A la hora de describir esta pieza, es importante que entendamos que se trata de un eje giratorio que ayuda al pistón a llevar a cabo su función. Su trabajo permite el movimiento de las ruedas y consigue que el coche pueda avanzar y llevarnos a nuestro destino.


¿Cómo funciona un cigüeñal?

Antes de profundizar en esta materia, es importante recalcar que cualquier motor de combustión lleva a cabo cuatro ciclos: admisión, compresión, combustión y escape. A lo largo de todo este proceso, el pistón sale disparado hacia abajo entrando en un cilindro. Con la ayuda de esta pieza, el movimiento del pistón pasa de lineal a rotatorio, consiguiendo empujar el pistón hacia arriba.


Otra de las características de los cigüeñales es su enorme capacidad de resistencia. Debemos tener en cuenta que soportan fuerzas de hasta nueve toneladas. La presión que ejerce la cámara de combustión golpea al pistón y a la biela hacia abajo. En este caso, esta pieza soporta fuerzas de torsión y flexión al hacer resistencia contra los neumáticos.


Por otro lado, podemos encontrarnos con las fuerzas de aceleración a la que está sometido cada pistón. Cuanto más cerca está de la parte superior del cilindro, mayores son las posibilidades de que choque con las válvulas. Por esta razón, es primordial que haya fuerzas de desaceleración. Sin embargo, su trabajo aún es mayor. En su parte delantera podemos encontrar una rueda dentada sincronizada con el árbol de levas. Estas dos partes trabajan de manera conjunta para evitar que la unidad de potencia sufra problemas.


Como conclusión, el cigüeñal es una de las partes principales de cualquier motor de combustión. Por ello, cuando llevemos a cabo una revisión de un vehículo, ya sea rutinaria o para pasar la ITV, debemos fijarnos en esta pieza. Si quieres saber más acerca de mecánica de coches, en el Instituto Técnico de Automoción contamos con los mejores programas de formación. Ponte en contacto con nosotros y solicita un asesoramiento completamente personalizado.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo